Casas vacías, de Brenda Navarro

Pola Thrace

Ser mujer es, entre otras muchas cosas, ser una casa. Somos aquellas cuyos cuerpos albergan al hombre en el acto sexual y, consecuentemente, al hijo, que vive dentro de nosotras hasta que sale y entonces sigue alimentándose de nosotras y nuestra energía; también tenemos tradicionalmente el rol social de cuidar del lugar donde vive la familia, de alimentarla, de formar un hogar. Nos vemos obligadas a borrar nuestra individualidad en nombre de la maternidad, el matrimonio, la sociedad. ¿Qué es de todas las penas, las pérdidas, las desapariciones que experimentamos? Ese es el tema de Casas vacías, la primera novela de Brenda Navarro. 

En este texto que a veces nos desgarra y otras nos consuela como un ungüento de arnica para el sentimiento, Brenda cuenta la historia de dos mujeres muy distintas entre sí: una ha perdido a su hijo, la otra se lo ha robado. La novela dice lo que no nos está permitido mencionar en público, aborda la maternidad forzada, la idealizada, cuenta el miedo y la culpa que derivan tanto de ser madre a pesar nuestro como de no serlo a pesar de los esfuerzos. Estamos vacías cuando se van, vacías cuando nunca llegan.

Esta es también una historia sobre las desapariciones. Sobre el dolor de no saber si alguien que amamos vive o muere, una realidad que desgraciadamente hace eco en miles de corazones mexicanos. ¿Cómo articular la angustia? ¿Cómo acallar la pena? La autora y sus personajes lo hacen de frente, sin miramientos, y de esta manera le hablan directamente a los demonios que viven dentro de (la casa que es) cada mujer.

Casas vacías es, además, la primera novela de la editorial Kaja Negra, y está disponible para descargarse gratuitamente en este linkExiste una versión física que puede comprarse a través de la editorial, y en el Black Cat Bones Café tenemos una copia disponible para leer en nuestras instalaciones.

Brenda Navrro-casas vacías-Kaja Negra-literatura-literatura mexicana-novela
POST RELACIONADOS